¿Sabes el origen de…?

Leticia Carretero  1º de bachillerato c

MANTENERSE EN SUS TRECE

El origen de este dicho procede del PapaBenedictoXIII, quien fue elegido pontífice en 1394 en medio de una serie de luchas y ambiciones de varios países por conseguir que La sede papal volviese al Vaticano (en 1309 se había trasladado a Aviñón en el conocido como Cisma de Occidente).

Su nombramiento chocaba de pleno con aquellos que reconocían a Bonifacio IX como Papalegítimo. Pero cuando Francia retiró el apoyo a Benedicto XIII, y con ello la sede episcopal de Aviñón, éste se trasladó a vivir al castillo de Peñíscola, donde siguió manteniéndose en su puesto de Pontífice, a pesar de recibir todo tipo de presiones para que renunciara, lo que provocó que rápidamente se comenzase a utilizar, refiriéndose a él, la expresión «sigueensustrece». Ese trece era una clara referencia al número que acompañaba su nombre papal: XIII.

Desde entonces es habitual escuchar diferentes variantes de la expresión: «estarensustrece»,  «seguirensustrece»

MANDARLE A ALGUIEN A HACER PUÑETAS

Las puñetas son los encajes que llevan algunas prendas en las mangas. Especialmente en la antigüedad, los bordados que se podían ver en algunas de ellas, eran de tal detalle que su confección, realizada a mano y con aguja e hilo, era una tarea muy laboriosa y lenta. Dado el elevado tiempo que se tardaban en realizar, mandar a alguien a hacer puñetas se convirtió en una manera para desear que alguien estuviera largamente ausente para evitar tenerlo en nuestra presencia

COSTAR UN OJO DE LA CARA

El origen de la frase viene del conquistador Diego de Almagro ,a principios del Siglo XVI. Sus incursiones en Chile, Bolivia y especialmente la conquista del Perú, le supusieron la ocupación de los terrenos y la obtención de grandes tesoros, pero también una gran pérdida. En una de las contiendas fue herido en un ojo por una flecha.

Después, cuando rindió cuentas al emperador Carlos I sobre sus andanzas americanas le dijo: “Defender los intereses de la Corona me ha costado un ojo de la cara”. Pronto la frase se difundió entre sus soldados que la emplearon para definir las misiones más arriesgadas

Claudia Ramos 4º A

DAR LA LATA

Proviene, por imitación, de los antiguos dichos dar la tabarra o dar la murga, es decir, el fastidio ocasionado por alguien que golpea instrumentos de percusión tales como zambombas, palos y cencerros, para festejar las segundas nupcias de una viuda o de un viudo. Posteriormente al aparecer en el mercado la hoja de lata (luego, hojalata) como producto de uso común, los recipientes vacíos de ese material fueron incorporados al equipo sonoro de las “cencerradas”. De manera que la expresión “dar la lata”, o sea, percutir sobre ella, no hizo más que extender el concepto tradicional de “dar la murga”
EL AÑO DE LA POLKA 
La Polka es una danza de origen polaco, que se puso de moda en los salones europeos y fiestas de sociedad durante el primer tercio del siglo pasado. Por ello, al decir que algo es “del año de la Polka”, queremos indicar que una cosa es vieja o está pasada de moda. 
HAY GATO ENCERRADO
Era habitual durante el Siglo de Oro español la utilización de bolsas para guardar el dinero hechas con piel de gato y se les llegó a llamar popularmente con tal nombre. Siendo “gatos” que encerraban riquezas desconocidas. 
MANDAR A LA PORRA
Antiguamente, en el ámbito militar, el soldado que ejecutaba el tambor mayor del regimiento llevaba un largo bastón, con el puño de plata y mucha historia detrás, al que se llamaba “porra”. Por lo general, este bastón era clavado en un lugar alejado del campamento y señalaba el lugar al que debía acudir el soldado que era castigado con arresto: “Vaya usted a la porra”, le gritaba el oficial y el soldado, efectivamente, se dirigía a ese lugar y permanecía allí durante el tiempo que se mantenía el castigo. 

María Sánchez Nestares 4º ESO A
 PONERSE COMO EL QUICO
Este personaje se dice que fue un gitano que en los años cuarenta se pegó un atracón de gambas y tuvieron que llevárselo al hospital debido a la indigestión que sufrió y es por ello que ahora se usa para decírselo a alguien que ha comido en abundancia.
DESDE LOS TIEMPOS DE MARICASTAÑA
Esta expresión se usa para indicar longevidad. María Castaña en el S.XIV encabezó en Lugo una rebelión contra el pago de impuestos al obispo de la época, y por ello fue recordada como una heroína entre sus vecinos.
COMO PEDRO POR SU CASA
Se utiliza para indicar que alguien se encuentra cómodo y en confianza donde a lo mejor no debería estarlo. El origen de esta expresión posee diversas teorías pero la más valorada es que proviene de un antiguo dicho “Entrarse como Pedro por Huesca” en tiempos donde a Pedro I de Aragón le fue muy sencillo habitar la ciudad ya que opusieron muy poca resistencia.
A TODO CERDO LE LLEGA SU SAN MARTIN
En esta expresión no se debe entender quien fue este santo sino lo que se celebra en su fiesta; que es la tradicional matanza del cerdo intentando hacer referencia que a todos nos llega nuestro castigo.

María Villa Castilla. 4ºESO B

ESTAR ENTRE PINTO Y VALDEMORO

Esta expresión quiere decir estar indeciso. Hay muchas teorías sobre esta expresión pero la más conocida es la del borracho que, en cierta ocasión, se entretenía saltando un arroyo que divide los dos municipios. En sus brincos de un lado a otro del arroyo decía: “ahora estoy en Pinto y ahora en Valdemoro”. Finalmente el borracho cayó al río y admitió: “Ahora entre Pinto y Valdemoro”

PASAR LA PELOTA

Expresión que se usa para señalar que alguien ha derivado un problema o un trabajo a otros sin hacerse cargo de su realización o de su resultado. Es evidente que su raíz está en el fútbol: deporte en el que el uso de una pelota es indispensable. Pasar la pelota en un partido de fútbol es lo más lógico y natural, hasta podemos decir que es lo mejor que le puede pasar a un equipo de jugadores, pues ello indica que hay juego asociado. Sin embargo, la connotación negativa de la frase se refiere a las situaciones en las que un jugador no quiere comprometerse con la posesión del balón y por ello se lo pasa a otro para que resuelva la situación trasladando así la responsabilidad.

LO ESENCIAL, ES INVISIBLE A LOS OJOS

Es una expresión sacada del libro El Principito, obra cumbre del francés Antoine Saint-Exupéry (1900-1944). En aquel relato un sabio zorro le dice al joven protagonista, joven llegado a la Tierra desde otro planeta: “He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: sólo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible para los ojos”. Se trataba de un consejo con el que pretendía indicarle que la valoración de los seres no debe fundarse en un mero plano formal o en una simple observación estética. La frase cobró fama entre la gente y las personas comenzaron a usarla con idéntico significado.

TOCA MADERA

Expresión usada para repeler la mala suerte; presenta dos orígenes posibles. El primero se remonta a las antiguas civilizaciones, cuando la naturaleza era adorada como gran divinidad y los árboles eran su principal símbolo. Por ello, cuando alguien pretendía que le fuese bien, dirigía sus plegarias a los seres superiores apoyando su mano en la corteza de un árbol.
Otra versión se vincula con la cruz de Cristo, haciendo hincapié en que muchas iglesias afirmaban tener al menos una astilla perteneciente a la madera original en la que fue crucificado Jesús. Muchos creyentes tocaban ese trozo de madera para dirigirse a Dios y solicitarle algún deseo.

(Itziar Sautua, 4º ESO A)

QUIEN SE FUE A SEVILLA, PERDIÓ SU SILLA

Esta expresión tiene sus orígenes hacia en el siglo XV durante el reinado de Enrique IV en España. Sucedió un día que el sobrino del arzobispo de Sevilla don Alonso de Fonseca fue nombrado obispo de Santiago de Compostela, y pidió ayuda a su tío para que le ayudara con algunos temas en Santiago de manera que él ocuparía su puesto en Sevilla mientras su tío estaba ausente. Cuando el arzobispo de Sevilla volvió junto a su sobrino para intercambiar definitivamente sus puestos, su sobrino en vez de agradecerle su ayuda le dijo: “Quien se fue de Sevilla, perdió su silla”. Y a pesar de ello, su tío recuperó su puesto y él se fue a Santiago como le correspondía.
Como hemos podido observar la expresión ha sufrido una variación, la preposición “de” ha sido cambiada por la preposición “a” de manera de que se pueda emplear en una mayor diversidad de contextos.

TIRAR LA TOALLA

El origen de esta expresión está relacionada con el boxeo, debido a que cuando el boxeador está al límite de sus fuerzas y casi no puede continuar su entrenador puede optar a lanzar una toalla al aire y, al caer dentro del cuadrilátero se identifica como un signo de rendición que se emplea para evitar daños mayores.

Cristina Acín. 4º ESO B

PONERSE LAS BOTAS

Hoy en día utilizamos la expresión “ponerse las botas” para indicar que se ha comido mucho y en abundancia o como sinónimo de enriquecerse o aprovecharse de algo.El origen de la frase lo encontramos con el nacimiento de este tipo de calzado, generalmente de cuero, que en sus inicios era de uso exclusivo de las clases más altas. Los caballeros, que iban vestidos con sus botas y sus pies bien resguardados del frio y la suciedad del suelo, eran los que mejor comían y hacían los grandes negocios. Por el contrario, el pueblo llano y sin recursos usaba como calzado las sandalias, alpargatas o sencillos zapatos (en el mejor de los casos).De ahí que se vinculase el hecho de ponerse las botas con el de tener y/o conseguir algo en abundancia.

LAS PAREDES OYEN

Es un modismo que procede de Francia, de la segunda mitad del siglo XVI. Según cuenta la historia, Catalina de Médicis hizo construir conductos acústicos en las paredes de sus palacios, para poder oír lo que se hablaba en las otras habitaciones y así, poder enterarse si se conspiraba en su contra.La frase las paredes oyen, con el tiempo, pasó a ser utilizada como señal de advertencia, de que siempre puede haber alguien escuchando lo que decimos en un determinado momento y lugar.

HACER EL AGOSTO

Esta frase significa hacer buen negocio. Antiguamente se decía hacer su agosto y su vendimia. Se cita en La gitanilla, de Cervantes: “Y así granizaron sobre ella (sobre Preciosa) cuartos, que la vieja no se daba manos a cogerlos. Hecho, pues, su agosto y su vendimia, repicó Preciosa sus sonajas…” La expresión “hacer el agosto” hace referencia a la recolección, y significa entrojar o almacenar la cosecha de cereales y semillas, y, por lo tanto, hacer su negocio, aprovechando ocasión oportuna para ello.

(María Cuesta García; 4º ESO A)

VETE A LA PORRA

Cuando alguien nos molesta o queremos que nos deje tranquilo una de las expresiones más comunes que podemos utilizar es la de “¡vete a la porra!”. El origen de esta expresión lo encontramos en el mundo militar, concretamente en la vara que usaba el tambor mayor según unas fuentes, o el sargento mayor según otras, para marcar el ritmo de la tropa. Una vez llegaban al lugar donde iban a montar el campamento se solía clavar la vara o porra en el suelo, marcando el centro del mismo. Cuando algún soldado cometía alguna falta leve se le mandaba a la porra, es decir, a permanecer de pie junto a la vara hasta que su superior considerase que había cumplido suficiente “condena” y podía volver con el resto de compañeros.

(Marina Cornide Carrallo, 4º de la eso A)

DABUTI

Una palabra actualmente frecuente (principalmente en el lenguaje coloquial) es “dabuti” o “debuten”.

El diccionario de la RAE tan solo reconoce la forma ‘buten’, dándole un significado de ‘excelente, lo mejor en su clase’

Su origen se remonta a una anécdota que se produjo durante la celebración de subida al trono de Amadeo de Saboya, (el monarca italiano que reinó en España desde 1870 hasta 1873). Amadeo pidió que le sirviera su vino preferido, el vino de la ya desaparecida bodega “Da Butti”. Cuando el camarero llegó a la cocina nadie parecía sabía de qué estaba hablando el rey; por el jefe de los cocineros, Don Ignacio de Saavedra, llevó al rey el mejor vino del que disponía.

Cuando se lo ofreció y le explicó lo sucedido, Amadeo de Saboya se alzó y pronunció unas palabras para todos los comensales: “Quiero agradeceros a todos haber venido aquí esta noche para celebrar conmigo el comienzo de una nueva era en España, la de la casa de Saboya. Quiero que sepáis que aunque esta no sea mi ciudad, me lo parece, que aunque no seáis la familia con la que me crié, me lo parecéis, y que este vino, aunque no lo sea, a mí me parece Da Butti“.

La gente comenzó a preguntarse qué era lo último que había dicho el rey, ya que el vino Da Butti era completamente desconocido en España. Al no entender que se trataba de un vino, los comensales creyeron que era sencillamente alguna expresión italiana para indicar que algo agradable, por lo que pronto se extendió decir que algo “era dabuti”.

ES MI TOCAYO

Esta palabra tiene su origen en unas palabras que empleaban los romanos en el matrimonio entre patricios. Cuando la comitiva nupcial llegaba a la puerta de la casa del futuro novio, éste, preguntaba a la novia “¿Quién eres tú?” a lo que ella según la costumbre respondía “Ubi tu Caius, ibi ego Caia”. (En donde te llamen Cayo, a mí me llamarán Caya).
La intencionalidad de esta frase era algo así como “allí donde tú y yo estemos, seremos iguales, sin que nos diferenciemos ni por el nombre”. O sea, que como diríamos ahora, eran tocayos.

SE LE VE EL PLUMERO

Con esta expresión solemos indicar que una persona de forma involuntaria muestra sus verdaderas intenciones o pensamientos, en muchos casos con una intención avariciosa y egoísta.
Su origen se encuentra en la fábula “La corneja y los pájaros” de el griego Esopo (siglo VI antes de Cristo). La fábula narra cómo Júpiter, el padre los dioses, para nombrar al rey de los pájaros, acordó una fecha en la que todas las aves deberían comparecer ante él, para elegir a la más bella de todas ellas. Todos los pájaros se acercaron a la orilla del río para limpiarse y arreglarse el plumaje. La corneja, sabiendo su fealdad, se dedicó a recoger las plumas que se habían les habían caído a los otros pájaros y se las ató al cuello. Al llegar el día acordado, todas las aves acudieron al concurso. De todos los plumajes, el de la corneja resultó ser el más bello y elegante. Pero cuando estaba a punto de ser coronada, los demás pájaros, indignados por el engaño, se echaron encima y cada una le arrancó las plumas que le pertenecían. Y la corneja no consiguió el tan preciado trono, porque se le veía el plumero.
También se dice que su origen tuvo lugar a finales del siglo XIX, cuando un partido político en España tenía como distintivo un gorro del que colgaba un plumero. Durante un debate parlamentario, un diputado de otro partido se alineó solapadamente con las tesis del partido del gorro, pero tratando de disimularlo. En un momento dado, le fue imposible mantener como independiente su postura, por lo que otro diputado le reprochó: “Se te ha visto el plumero “(es decir, se nota tu pertenencia a los del gorro).

(Teresa Lastres.  1º de bachillerato c)

COSTAR UN OJO DE LA CARA

“Defender los intereses de la corona me ha costado un ojo de la cara”, le dijo Don Diego de Almagro en una entrevista al  Emperador Carlos I de España y V de Alemania. El conquistador español, considerado descubridor de Chile, no exageraba, pues había perdido uno de sus ojos durante un asedio a una fortaleza inca. Desde entonces, se utiliza para hacer entender que se ha conseguido un objetivo pero a costa de un precio muy elevado, en ocasiones hasta exagerado.

APAGA Y VÁMONOS

Se cree que esta expresión tiene su origen en un original desafío sostenido hace siglos por dos sacerdotes de Pitres, en Granada. Ambos eran aspirantes a una capellanía castrense, y un día decidieron apostar cuál de los dos la conseguiría, acordando que el ganador sería quien dijese la misa en menos tiempo. El día del “duelo” el primero de ellos subió al altar y dijo:”Ite, misa est”, (“Hemos celebrado la Misa. Podéis ir en paz“.) El segundo, que ya veía que su contrincante había sacado ventaja, dudó un instante, giró, miró a su monaguillo y le dijo: Apaga y vámonos, con lo que todos estuvieron de acuerdo en que su “misa” había sido la más breve. En la actualidad, este dicho suele usarse para dar a entender que en cierto lugar nada queda por hacer, y que está todo terminado.

(Lucía Rueda. 1º de bachillerato c)

TENER MÁS CUENTO QUE CALLEJA.

El origen de esta expresion viene del Sr. Calleja. Don Saturnino Calleja Fernández fue el propietario de una editorial de cuentos para niños, una de las más famosas y con un considerable número de publicaciones en España. Nacido en Quintanadueñas, Burgos vivió desde 1.855 hasta 1.915 y publicó una gran cantidad de cuentos escritos principalmente para niños y jóvenes.Esta frase se usa mucho cuando una persona pone muchas excusas ,vamos, cada día una historia. Pues bien, a esta persona se le puede decir que tiene más cuento que Calleja. Porque hay que ver la imaginación que tiene, vamos, más que Calleja.

SER UN AGUAFIESTAS

El origen de esta expresión no es conocido pero muchos lo determinan a la lluvia. Pensemos en una fiesta de una amiga al aire libre y de repente se pone a llover. El agua de la lluvia ha estropeado la fiesta que teníamos preparada ya que ahora por culpa de la lluvia ya no se puede celebrar. El “agua” ha arruinado nuestra “fiesta” y de ahí surge la expresión “aguafiestas”, “ser un aguafiestas” o “aguar la fiesta”. “Ser  un aguafiestas” se utiliza para describir a una persona que perturba cualquier diversion.

SER UN TIQUISMIQUIS
El término tiquismiquis procede del latín macarrónico tichi, michi, alteración vulgar de tibi mihi, ‘para ti, para mí’, y se utiliza en el sentido de ‘mio, tuyo, para ti, para mí’ propia de una duda basada en un aspecto poco importante. También se dice del que pone reparos de poquísima importancia, al ñoño que pone pegas a todo.

Isabel Ferre ( 1º de bachillerato c)

HABLAR EN CRISTIANO.

Esta expresión tiene un origen muy antiguo (S. V-X), se utilizaba en la Edad Media cuando en España convivían las tres culturas: Musulmanes, judíos y cristianos. Los musulmanes hablaban en árabe y los judíos en hebreo así que hablar en español para ellos significaba hablar en cristiano, por eso  en la actualidad esta expresión se utiliza para decirle a alguien que utilice el español con claridad de manera que todo el mundo le entienda.

ARMARSE LA MARIMORENA.

En la actualidad significa armar mucho alboroto, con disputas, voces y golpes. Esta expresión también es muy antigua proviene del S.XVI, en esta época a la mayoría de las taberneras, venteras y mozas de las posadas se las llamaba María. Acostumbradas al trasiego de huéspedes y viajeros, estas mozas solían envolverse en disputas y querellas con los hombres cargados de vino y con pocos escrúpulos. La expresión, por tanto, se referiría a estas mujeres. La expresión es “marimorena” y no “maría”  porque “morena” era la forma típica de llamar a una moza española.

NO HAY TU TÍA.

Esta expresión se emplea para recalcar que algo carece de solución, o que no hay otro camino para llegar a ella. Tiene su origen en un ungüento medicinal que en épocas pasadas se aplicaba como remedio para todos los males, este ungüento se denominaba “atutía” o “tuthía”. Era una mezcla de óxido de cinc y otras sales metálicas, que fue empezada a utilizar por los árabes con fines oftalmológicos. El dicho “no hay tu tía”, que deriva de “no hay atutía”, se empleaba para indicar que una enfermedad no tenía remedio ni aplicando este  preparado.

Lourdes Tarrío, 1º de bachillerato HCS

TENER MONOS EN LA CARA

​Al contrario de lo que muchas personas creen, los “monos” al que hace referencia la expresión, no tienen nada que ver con los primates, debido a que en su origen el término utilizado en la frase era “momos” (tener momos en la cara) y cuyo significado es tener o poner gesto, figura o mofa que se ejecuta regularmente para divertir en juegos, mojigangas y danzas.​La palabra momos proviene de la Mitología Griega y se refiere a Momo, Dios del sarcasmo, la burla y las bromas.​De ahí que a aquel que tenía o ponía cara chistosa se le decía que tenía momos en la cara.​Todo parece indicar que con el transcurrir de los siglos y la popularización de la expresión, la palabra “momos” se transformó en “monos”(más cotidiana y de uso común), cambiando la frase a tal y como la conocemos actualmente: “tener monos en la cara”.

ME LO HA DICHO UN PAJARITO

​Es un dicho antiquísimo. En la Biblia y en el capítulo X del Eclesiastés se lee: “Ni en los secretos de tu cámara digas mal del rico, porque las aves del cielo llevarán la voz, y las que tienen alas harán saber la palabra”.

​En la “Historia de las dos hermanas”, último cuento de “Las mil y una noches”, hay un pájaro verde que habla y revela al Sultán el verdadero origen de los príncipes Bahman y Perviz y de la princesa Parizada.

Otro gran hecho fue el de una paloma blanca que llegó volando desde Inglaterra a Roma en el siglo IX y se posó en el altar de San Pedro, depositando un pequeño rollo de pergamino donde se refería el martirio que acababa de sufrir San Kenelm.​Estos serían los posibles orígenes de esta expresión tan conocida, “me lo ha dicho un pajarito”

MAS CHULO QUE UN OCHO

​Decimos que alguien es “más chulo que un ocho” cuando habla o actúa con mucha chulería. También empleamos esta frase hecha para referirnos a personas excesivamente presumidas y para adjetivar a aquellas que enocasiones resultan arrogantes o soberbias. Pero, ¿cuál es el origen de estaexpresión?​“Más chulo que un ocho” hace alusión al tranvía número 8 que circulaba en Madrid a principios del siglo XX. Sus vetustos vagones unían la Puerta del Sol con San Antonio de la Florida, cuya tradicional verbena atraía a numerosos ‘chulapos’ -personajes castizos de la capital española-.​Los chulapos madrileños vestían con chaquetilla o chaleco con clavel en la solapa, pantalones oscuros y ajustados, gorra negra a cuadros, botines y pañuelo blanco en el cuello. Por su parte, las chulapas portaban pañuelo en la cabeza con clavel rojo o blanco, blusa blanca y falda de lunares o vestido típico de lunares hasta los pies, además del popular mantón de Manila.​Chulapos y chulapas iban “de punta en blanco” en el citado tranvía;“como un pincel” o “más chulos que un ocho”.

JESÚS

​Tenemos la costumbre de decir “Jesús” o “salud” cuando vemos a alguien estornudar. Esta costumbre adquirida desde pequeños se remonta atiempos inmemoriales, incluso antes del nacimiento del propio Jesucristo.El estornudo y la divinidad han estado siempre ligados. Los griegos, por ejemplo, decían “vivid” a aquel que estornudaba, mientras que los romanossiempre que oían estornudar decían “salve” al afectado.​La leyenda cuenta que durante una epidemia de peste en Roma en el año 591, los afectados morían estornudando. Aquellos que se topaban con esta escena decían en alto “Dios te bendiga”. Se pretendía con ello que Diosles alejase del peligro. Después el término se simplificó en “Jesús” o “salud”, aunque en los países de habla inglesa se mantuvo como ‘Bless you’ (Dios te bendiga). ​Lo que está claro es la relación existente entre lo que se dice tras el estornudo y la invocación a la divinidad. En la actualidad muchos de aquellos no creyentes usan el término “salud” para así evitar realizar referencias religiosas.

A BUENAS HORAS MANGAS VERDES. (Icíar Ibáñez. 1º de bachillerato c)

Durante el mandato de los Reyes Católicos se crearon los Cuerpos de la Santa Hermandad, tras su aprobación en las Cortes de Madrigal (1476). El cuerpo fue creado para prestar auxilio en cualquier tipo de emergencia. Sus miembros vestían un uniforme de mangas de color verde. Este cuerpo se ganó durante los siglos XVI y XVII la fama de impuntualidad. Cuando, por fin, el cuerpo llegaba a la zona de peligro ya se habían producido muchos problemas, a veces tardaban tanto que los vecinos del pueblo arreglaban los problemas antes de su llegada. Por ello, cada vez que llegaban el pueblo se les recibía con un: ¡A buenas horas, mangas verdes!

ESTAR EN BABIA.

Babia es una apartada comarca leonesa que linda con Asturias. Era el lugar de descanso preferido por los Reyes de León, en la baja Edad Media. Muchas veces el monarca, harto de los asuntos de palacio y las intrigas de los nobles, se apartaba a este lugar tranquilo y alejado de los campos de batalla. Cuando los vasallos, inquietos, preguntaban por el soberano, se les respondía de forma evasiva que el rey estaba en Babia. La expresión pasó a la lengua común para describir a quien está distraído y ajeno a la realidad.

DEJARLE A UNO EN LA ESTACADA.

La “estacada” era el campo de batalla construido con estacas donde se celebraban los desfiles, los torneos y todas las competiciones entre caballeros. De ahí se llamó figuradamente “quedarse en la estacada” a ser vencido en una pelea o perder en una determinada empresa; y “dejar a alguien en la estacada” a abandonarle en un momento delicado o peligroso.

PONER LAS MANOS EN EL FUEGO (Ana Lobo. 1ºbachillerato C )

En los antiguos pueblos paganos de  Germania existía la costumbre de realizar juicios ante los dioses cuando surgía un litigio entre dos personas. Una de las formas más comunes de ver si ésta persona estaba siendo sincera era ponerle un hierro caliente en sus manos, o alguna otra parte del cuerpo. Si la persona salía corriendo significaba que era culpable.

DORMIRSE EN LOS LAURELES (Ana Lobo. 1ºbachillerato C )

En Roma, cuando se coronaba a un general, pretor o cónsul tras una victoria se le festejaba un triunfo. Como símbolo de gloria se le colocaban guirnaldas de laureles. Sin embargo, éstos debían agachar levemente su cabeza, por lo que daba la impresión de estar descansando sobre los laureles de la gloria.

SALVARSE POR LOS PELOS

Seguro que en multitud de ocasiones hemos oído la expresión ‘salvarse por los pelos‘, e incluso la hemos llegado a decir sin saber realmente lo que significaba.

Cuando nos salvamos por los pelos queremos decir que nos hemos librado de algo malo o negativo, pero que hemos estado cerca de no conseguirlo. En otras palabras, nos hemos salvado por poco.

El origen de la expresión tiene un significado más literal de lo que en un principio parece. Nos tenemos que remontar a los tiempos en que marineros y piratas surcaban los mares de medio mundo. Por aquel entonces, muchos de ellos no sabían nadar, y si alguno caía al mar, el único modo de rescate que tenían sus compañeros era cogiéndoles de sus pelos. Así es como muchos de ellos se dejaban melena larga, para ser salvados por los pelos en caso de caer al mar. Por eso cuando  José I Bonaparte (1768-1844) en 1809, dictó una orden que obligaba a los marineros a cortarse el pelo, las protestas fueron muchas  pues la melena larga tenía su utilidad.

MEDIA NARANJA      ( Mariola León, 1º de bachillerato C)

La expresión amorosa “la media naranja” tiene su origen en un mito que narra el poeta de comedias griego Aristófanes en la obra de Platón llamada “El Banquete”.

Contaba Aristófanes que, en un principio, la raza humana era casi perfecta. Los seres eran esféricos como naranjas; tenían dos caras opuestas sobre una misma cabeza, cuatro brazos y cuatro piernas que utilizaban para desplazarse rodando. Su vanidad les llevó a enfrentarse a los dioses creyéndose semejantes a ellos. Zeus los castigó partiéndolos por la mitad con el rayo. Los seres andaban tristes buscando siempre a su otra mitad, y si alguna vez llegaban a encontrarse con ella, se enlazaban con sus brazos hasta dejarse morir de inanición.

Desde entonces los seres humanos nos vemos condenados a buscar entre nuestros semejantes a nuestra media naranja con la que unirnos en abrazos que nos hagan más “completos”. Sin embargo, Zeus amenazó con cortarnos de nuevo en dos mitades -para que, así, caminemos dando saltos sobre una sola pierna-, en caso de que la raza humana no aprenda a respetar sus propios límites y a superar su peligrosa arrogancia.

 

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s